La compraventa de viviendas aumentó un 18,1% el pasado mes de enero en relación al mismo mes de 2016, hasta sumar 38.457 operaciones, su cifra más alta desde enero de 2013, cuando se realizaron casi 40.000 transacciones de esta naturaleza, según ha informado este jueves el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Este incremento, con el que se encadenan doce meses consecutivos de alzas interanuales, es superior al experimentado en diciembre de 2016, mes en el que estas operaciones aumentaron un 6,8% en tasa interanual.

Las transacciones sobre viviendas usadas se incrementaron un 20,7% en relación a enero de 2016, hasta totalizar 31.628 operaciones, mientras que la compraventa de viviendas nuevas avanzó un 7,2% en tasa interanual, hasta 6.829 transacciones.

El 89,8% de las viviendas transmitidas por compraventa en el primer mes del año fueron viviendas libres y el 9,7%, protegidas. La compraventa de viviendas libres subió un 17,9% en enero en tasa interanual, hasta sumar 34.544 transacciones, en tanto que las operaciones sobre viviendas protegidas avanzaron un 19,5%, con 3.913 transacciones.

En términos mensuales (enero de 2017 sobre diciembre de 2016), la compraventa de viviendas aumentó un 30%, su mayor repunte en este mes desde 2014.

Los datos revelan el buen momento del mercado. Según Beatriz Toribio, responsable de Estudios de fotocasa“Si se mantiene la reapertura del grifo del crédito y el actual contexto de bajos tipos de interés, el sector inmobiliario consolidará su reactivación y sí podremos hablar por fin de recuperación”.

No obstante, Toribio considera que en la mayor parte de lugares, todavía se está intentando recuperar el terreno perdido durante la época de crisis. Es patente, en este sentido, que existen zonas en las que todavía hay mucho stock y una escasa demanda de vivienda.

Considera, pues, que la recuperación será lenta y moderada y en absoluto homogénea. Se espera, eso sí, que las mejoras de financiación y empleo acompañen este proceso.