El Euríbor, índice que al que hacen referencia la mayoría de las hipotecas en nuestro país, encadena ya ocho meses consecutivos en negativo al cerrar septiembre en el -0,057%. Tras elleve repunte en agosto, el índice vuelve a caer y hasta los niveles más bajos de su historia.

Desde el pasado mes de febrero, el Euríbor se ha hundido en tasas negativas, lo que en un principio llevó a pensar a que los bancos acabarán pagando por conceder hipotecas. Sin embargo, la caída aún no compensa los diferenciales medios, que rondan el 1%, por lo que los expertos descartan que el capital a devolver se reduzca por los niveles bajos del Euríbor.

Con estos valores, las hipotecas de 120.000 euros a 20 años con un diferencial de Euríbor+1% a las que les toque revisión tendrán una rebaja de unos 138 euros en su cuota anual o, lo que es lo mismo, unos 11 euros y medio al mes.

“Los mercados financieros continúan moviéndose dentro del rango lateral de las últimas semanas y esa ausencia de volatilidad favorece la tendencia bajista de fondo en el índice de referencia hipotecario”, explica el analista de XTB Carlos Fernández.

Fernández ha afirmado que el repunte del mes de agosto parecía indicar un intento de la normalización de los tipos de interés, alejándose de rentabilidades negativas pero esta nueva caída vuelve a poner de manifiesto la “coyuntura bajista de fondo”. “No se esperan caídas pronunciadas a partir de estos niveles”, ha matizado.

El analista de XTB ha recordado que la reunión del Banco Central Europeo del mes de septiembre se saldó “sin novedades relevantes” para revertir la tendencia. “Mario Draghi dejó claro que las políticas expansivas buscan facilitar el crédito y que, por tanto, suponen un aumento de la masa monetaria que presiona a la baja al Euríbor”, ha indicado.

 

Presión sobre la rentabilidad de los bancos

“A pesar de los esfuerzos del BCE por lograr que el crédito fluya hacia la economía real, si los bancos no encuentran rentable prestar dinero, el escenario macroeconómico puede complicarse”, ha advertido Fernández.

Los bajos tipos de interés y su impacto en el Euríbor están presionando los márgenes de los bancos, que afrontan serias dificultades para hacer negocio ante el proceso de desendeudamiento de las familias y empresas. Así este miércoles, el consejero delegado de Bankia, José Sevilla, abogaba por que el sector financiero europeo acometa más fusiones de entidades ante la “sobrecompetencia” y su presión sobre la rentabilidad de los bancos.