La construcción de viviendas aumentará hasta las 51.000 viviendas iniciadas en 2016 frente a las 42.000 del año anterior, según un informe de DBK, compañía perteneciente al grupo Informa. Esto supone un aumento del 21,4% interanual, que pasará al 15,7% interanual en 2017, cuando se edificarán 59.000 viviendas, previsiblemente.

El estudio subraya que la prolongación de la actual fase de crecimiento de la economía española y la mejora de los últimos meses de los principales indicadores del sector “hacen prever la consolidación del crecimiento de esta actividad a corto y medio plazo”.

Por su parte, el precio de la vivienda mantendrá el próximo año la actual tendencia alcista, debido a la progresiva disminución del stock de vivienda nueva sin vender y el creciente interés de los inversores por este tipo de activos.

DBK prevé que, a corto plazo, se sigan produciendo en el sector nuevas operaciones de fusión y adquisición entre empresas. Esto provocará un aumento de la concentración de la oferta. Además, las nuevas inversiones continuarán concentrándose en fondos de inversión inmobiliarios y en socimis.

 

La recuperación del sector

El mercado inmobiliario español siguió el año pasado con la tendencia de recuperación que comenzó en 2014 debido a la mejora de la situación económica, la reducción del paro y una mayor facilidad en el acceso a la financiación.

Así, el valor de los trabajos de construcción en el área de edificación residencial se incrementó un 7% el año pasado y superó los 30.000 millones de euros.

La facturación agregada de las 30 principales inmobiliarias se situó en 6.434 millones de euros el año pasado, un 5% más que en 2014. Las diez mayores empresas facturaron de forma conjunta 4.554 millones de euros, mientras que la facturación agregada de las veinte primeras alcanzó los 5.741 millones de euros, según DBK.